Comerciales del
siglo pasado.

Anecdotas personales.

Los gloriosos 60-70-80.

Una vez leí, no recuerdo en que libro, una historia que me causó impresión.

Era un país en el que se quería que todo el mundo fuera igual.

Cuando se piensa en esta idea parece maravillosa, pero es cruel si se recapacita un poco.

Es bueno que se quiera que todos tengan unos buenos estudios y sean listos, ricos y famosos. Pero esto es imposible.

Un burro siempre será un burro y un vago siempre será un vago. Si quieres llevar la idea hasta el extremo, una persona bajita no podrás hacerla realmente grande, pero a una grande si que la puedes hacer bajita.

En este país de la historia, a los guapos los desfiguraban para que los feos no se sintieran discriminados y a los altos se les cargaba de cadenas para que tuvieran que ir inclinados y que no sufrieran los enanos al compararse con ellos.

La política lleva muchos años tendiendo a esto. Es más sencillo que cualquier comparación con otro tiempo, partido, sistema, o lo que sea, la hagamos resaltando o mintiendo sobre los problemas del otro ya que tu no eres capaz de crecer ni hacerlo mejor.

La época de estas anécdotas es la que comprende los últimos años de la dictadura y principios de la democracia. Todo lo que se enseña ahora de esta época no tiene nada que ver con la realidad. Yo no dudo que a los abogados, periodistas, universitarios, etc... tengan muchas quejas de aquel periodo, pero el obrero, el trabajador, sin tener en cuenta la técnica, ciñéndonos a su realidad diaria, vivía muchísimo mejor. Naturalmente habrán excepciones, también hay rencorosos que porque una vez no le funcionó el grifo, pasó toda la vida con sed. De todo hay.

Por lo pronto vamos a ir poniendo una cantidad de anécdotas que nos pasaron a mi y a varios amigos que, en cierto periodo de nuestra vida, la pasamos en la calle como comerciales. Pasamos frío, calor, momentos buenos y momentos malos... exactamente igual que los de hoy en día, pero entonces había muchas oportunidades y con un par de co... nos forjamos un futuro y creamos un futuro para nuestros hijos.

Lecturas>>>>>>

La vida es una obra teatral que no importa cuánto haya durado, sino lo bien que haya sido representada. Séneca




P-1


Comarca Rural Futuro imperfecto Nostra Taula

Ver:30/4