Vivencias
Opinión

¿Palabros?

Es increíble la de vueltas que a veces se le da al lenguaje para “no decir lo que estoy diciendo”, y “terminar haciendo lo que digo que no pienso hacer”.

Para esto, los políticos son verdaderos expertos.

Con la influencia de la televisión, las redes sociales y la prensa, hemos conseguido que el juego de palabras, para no decir lo que digo y no hacer lo que hago, haya llegado a unos límites que tratan, a quien les escucha, de que tenga la mente plana, en lo que es una falta de respeto de difícil calificación. Y en gran parte tienen razón.

Hace apenas unos meses el líder de Podemos decía que no podíamos mantener en el gobierno a “un partido corrupto” y participa activamente en una moción de censura contra él. Esta misma mañana cuando la corrupción afecta al PSOE, termina de decirnos que ahora es distinto “porque aquella corrupción se debía al bipartidismo” y eso pertenece al pasado. Hipócrita declaración, cuando ahora ya no conviene ser tan crítico porque se debe al pacto en proceso con ese mismo partido.

A continuación sale el portavoz del PSOE, vicepresidente del gobierno en funciones, y declara, sin empacho alguno, que aquella corrupción no era del PSOE, que fue cosa de la Junta de Andalucía. Por un momento pretende hacernos olvidar que los sentenciados hoy eran nada menos que los más altos cargos de su partido en Andalucía. Probablemente ha tenido un lapsus momentáneo.

¿Por que no se les llama a las cosas por su nombre? ¿Por que no se utilizan por su definición en español? Naturalmente, es una pregunta retórica.

Nada es casual, si ya los niños no saben leer porque no se les enseña bien, ¿como van a hacerlo en un idioma que no han aprendido? Se verán obligados, los menos favorecidos, a perder un bagaje cultural de cientos de millones de historias y a enclaustrarse, en un época de globalización mundial, en pequeños terruños o reino de taifas que pondrán muy difícil el salir al mundo con unos conocimientos amplios. Porque nadie conoce en que comarca o país tendrá que trabajar mañana y la competencia, por cuatro puestos que no habrán sido asignados a los robots, será feroz.

Imagenes aleatorias

una imagen

A menudo me pregunto...¿Cuantas grandes historias se perderán porque su protagonistas no han sabido, no han querido o no han podido escribirlas?

Esas historias son imprescindibles, porque si no salen a la luz la historias siempre será una mentira contada desde unos despachos y siempre con inclinaciones hacia el sol que les interese.

Y aun con toda la buena voluntad del mundo, siempre les faltará esa sensación que solo puede trasmitirla quien la vivió.

Amigos todos, ¡no dejeis que se pierdan! Contarlas, y si no os atreveis a escribirlas vosotros, siempre habrá algún amigo que estará encantado de ayudaros.

Nos gustó.

Enemigo mío me enseñó que entre seres buenos y cultos no existe discriminación ni rencillas. Lamentablemente hay que protegerse de los malos y zotes.

Una película que, empezando con una guerra, el azar une a dos seres totalmente distintos pero que, teniendo un gran corazón, terminan siendo compañeros y amigos. El final es soberbio.

Agradezco a los guionistas de estas películas (una gran parte como novelas adaptadas) por los buenos ratos y enseñanzas recibidas.

  1. Elcine Ribalta.
  2. El gigante.
  3. A las pequeñas, ni me las toquen.
  4. Una historia de bisabuelos.
  5. Trampas en la luz.
  6. ¡Que dolor y que vergüenza!
  7. Lanas Aragón.
  8. El señor Bernardo.
  9. El efecto mariposa.
  10. Juanito Feliz.
  11. ¡Qué dolor y que vergüenza!
  12. Trampas en la luz.

    1. Secciones

      1. Cuentos de Mesxicotet
      2. Preguntas tontas
      3. Vivencias
      4. Anecdotas de un comercial

      Secciones

      1. Artículos
      2. Libros propios
      3. Historias
      4. Entre amigos

      Lea en cualquier lugar y momento nuestras historias y artículos gratuitos escaneando el codigo QR