¿Que leemos?

Portada Mesxicotet Anecdotas Calle de Jesús

De todo y básicamente en español...

... porque nadie conoce en que comarca o país tendrá que trabajar mañana y la competencia, por cuatro puestos que no habrán sido asignados a los robots, será feroz.

Vamos a seguir poniendo historias, cuentos, recuerdos, anécdotas, etc. Pequeñas lecturas para que, desde el pc, la tablet o el móvil, sean leídas en pocos minutos y de manera gratuita.

Con esto intentaremos contribuir, en nuestra medida, a entretener en estos tiempos, presentes y futuros, de confinamiento y a ponernos en contacto, con quien lo desee, para que pueda contar su historia o simplemente nos de la idea para que la desarrollemos.


Humor, cuentos y chismes de...

Mesxicotet

El pueblo en si es el típico de estas zonas, de calles estrechas por su ascendencia árabe, su calle mayor, su Iglesia, su plaza de España, su Virgen del árbol (capítulo III) y su posada-bar-restaurante (el de Eleno en capítulo II).

Como pueblo serrano sus calles, aparte de estrechas como decíamos, están llenas de curvas pues sus casas se hicieron en los márgenes de los primitivos caminos que tendían a evitar, en lo posible, las cuestas.

Continuar leyendo.


Informática en los 60/70

Sonría con sus anecdotas

A los jóvenes les resultará muy complicado y divertido ver los problemas que tuvimos para vender máquinas que aun no se conocía para que servian y que no contaban todavía ni con programación. ¡Y las vendiamos!

Continuar leyendo.


Vivencias

Calle de Jesús

Sin lugar a dudas, mi calle de Jesús fue la calle más democrática de su tiempo.

Todos, ricos y pobres, altos y bajos, hombres y mujeres tenía, como mínimo una vez en su vida que pasar por mi calle, sin importarles su condición social.

Mi calle era el paso imprescindible para ir al cementerio... y al manicomio.

Continuar leyendo.


Hablemos de...

Portada Gastronomía Artículos Lecturas Todo


Traductor

El gran peligro de la globalización es que nos empuja a una megalengua común. Umberto Eco


Crónicas de Mesxicotet

El periodista Paco Plumillas nos deleita con anecdotas de este pueblo de la serranía de Castellón que no figura (porque no existe) en ningún mapa. Unos simpáticos personajes como la abuela Manuela, Juanito Feliz, Eleno, etc le ayudan con sus cuentos y vivencias.


Tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro es fácil. Lo difícil es criar un niño, regar el árbol y que alguien lea el libro.

Supongo que se han de perder miles de manuscritos por no haber caido en las manos adecuadas.
¡Cementerio de buenas historias!