Cronicas de Mesxicotet

Perogrullo

En Aquimateix están de fiesta y la reina quiere dar un regalo. Con tal fin llama a los dos líderes de los pricipales partidos. Con el fin de dar más recompensa a sus amigos azules le dice a su enemigo morado.

-Pídeme lo que quieras. Te lo daré . Pero a tu enemigo azul, le daré el doble.

El azul lo piensa un rato y contesta.

-Majestad, extirpeme un testículo.

Fiestas en Aquimateix

En Aquimateix están de fiesta y la reina quiere dar un regalo. Con tal fin llama a los dos líderes de los pricipales partidos. Con el fin de dar más recompensa a sus amigos azules le dice a su enemigo morado.

-Pídeme lo que quieras. Te lo daré . Pero a tu enemigo azul, le daré el doble.

El azul lo piensa un rato y contesta.

-Majestad, extirpeme un testículo.

www.comarcarural.com

Perogrullo

Le consultaron al fundador de Dubai, Sheikh Rashid, sobre el futuro de su país, y este respondió:

«Mi abuelo andaba en camello, mi padre andaba en camello, yo ando en Mercedes, mi hijo anda de Land Rover, y mi nieto va a andar en Land Rover, pero mi bisnieto va a andar en camello…»

¿Por qué?

«Los tiempos difíciles crean hombres fuertes, los hombres fuertes crean tiempos fáciles. Los tiempos fáciles crean hombres débiles, los hombres débiles crean tiempos difíciles.”

Perogrullo

Le consultaron al fundador de Dubai, Sheikh Rashid, sobre el futuro de su país, y este respondió:

«Mi abuelo andaba en camello, mi padre andaba en camello, yo ando en Mercedes, mi hijo anda de Land Rover, y mi nieto va a andar en Land Rover, pero mi bisnieto va a andar en camello…»

¿Por qué?

«Los tiempos difíciles crean hombres fuertes, los hombres fuertes crean tiempos fáciles. Los tiempos fáciles crean hombres débiles, los hombres débiles crean tiempos difíciles.”


Perogrullo

En Aquimateix están de fiesta y la reina quiere dar un regalo. Llama a los dos líderes de los pricipales partidos y, con el fin de dar más recompensa a sus amigos morados, le dice a su enemigo de los azules.

-Pídeme lo que quieras. Te lo daré. Pero a tu enemigo morado, le daré el doble.

El azul lo piensa un rato y contesta.

-Majestad, extirpeme un testículo.