Siglo 21

Llegará un dia que se castigue más duramente derribar un arbol, que matar a un hombre.

Cambalache
Drones asesinos

Cuando en el libro "El Terror" podemos leer que nada de lo que en el se escribe es imposible y que TODO te puede pasar ya a ti, no mentíamos.

No hay fantasmas, nunca los ha habido. ¿Donde están los fantasmas de las legiones romanas? O es que solo salen los de esta época. Pues si, porque pensamos que pueden ser pliegues en el tiempo. Esto entre otras cosas como agujeros entre dimensiones, la teoría de cuerdas o muchas cosas más.

Y para que se vea que la realidad supera la ficción, podeis ver como ya existen los drones asesinos.

Y para terminar de arreglarla, el otro dia nos decían en la televisión que con los coches electricos, los hackers, podían asesinarnos o atropellar a quienes quisieran aunque estemos nosotros dentro del coche. A cualquier invento útil, el hombre le sacará la punta para que sea un ladrón, asesino, o lo que se les ocurra.

Guerrero del antifaX

Opinión
Dioses a medida 2/2

Volviendo a España; Durante los últimos cuarenta años la Iglesia ha ido perdiendo buena parte de la influencia ganada durante los otros cuarenta anteriores del franquismo. La reaparición, actualización y penetración en la sociedad de los partidos políticos populistas de extrema izquierda ha sido un caldo de cultivo que no sólo han descuidado, sino que desde dentro han propiciado buena parte de los componentes de esta nueva Iglesia, sacerdotes más jóvenes y modernos, que se han adaptado a las nuevas costumbres y necesidades de una sociedad mucho más culta pero también mucho más desarraigada y menos necesitada. Ahora conviene un Dios que sea actual, que permita, o tolere, aunque sea de nuevo poniéndose de lado, temas sociales tan controvertidos y otrora tan condenados por la propia Iglesia como la homosexualidad, el matrimonio legal entre homosexuales, el aborto… El Dios de ahora es el misericordioso. Y es que siempre encuentran un argumento que justifique un fin: el que en cada momento les dé más adeptos.

Sin embargo, y aunque es sabido que en España siempre ha habido una clara influencia de la Iglesia en el Estado, Éste a lo largo de los años, y dependiendo del modelo puntual de partido gobernante, se ha ido desligando de ella; al tiempo que ésta, calculando el mal menor, se ha ido manteniendo prudente en un segundo plano aunque, eso sí, haciéndose presente en los momentos clave para recordar su clara autoridad.

Ahora, cuando España se encuentra inmersa en el mayor problema político y social acaecido en los últimos 80 años, desde el término de nuestra guerra civil. Cuando una parte muy importante, aunque menor, del pueblo catalán, perfectamente adoctrinado y manipulado por un Gobierno de la Generalidad interesado, corrupto y golpista presidido por Carles Puigdemont, se lanza a las calles demandando nada menos que se incumplan las leyes vigentes en todo el Estado desde hace cuarenta años; Incumpliendo e incitando a la población para que se contravenga una Constitución que nos dimos de mutuo acuerdo para la convivencia de todos y votada por la totalidad del pueblo español con un resultado de votos a favor del 87.9% de promedio, y que en la propia Cataluña la votó positivamente el 90.5% de la población (porcentaje claramente mayor a la media nacional), Es ahora cuando aparece el “nuevo” Dios, el Dios partidista que ahora conviene.

Ull de llebre

Traductor

El gran peligro de la globalización es que nos empuja a una megalengua común. Umberto Eco

Crónicas de Mesxicotet

El periodista Paco Plumillas nos deleita con anecdotas de este pueblo de la serranía de Castellón que no figura (porque no existe) en ningún mapa. Unos simpáticos personajes como la abuela Manuela, Juanito Feliz, Eleno, etc le ayudan con sus cuentos y vivencias.

Siglo 21

  1. ¿El Guernica?
  2. Drones
  3. Dioses a medida 1/2
  4. Dioses a medida 2/2
  5. El enemigo imprescindible
  6. Antes de prohibir
  7. Me equivoqué también
  8. Somos así
  9. Ni una, ni grande, ni libre.
  10. Somos así

Libros premonitorios

1984

Otro gran libro de George Orwell describiendo, aunque muy adelantado, el presente y futuro que nos tienen programado nuestros dirigentes.

Comunicación

Siguiente